Habitat III és una conferència sobre urbanització organitzada per Nacions Unides. A més de parlar de construcció, arquitectura, salut…també la cultura va tenir un paper important com a element cohesionador de la ciutat. El fet que a una conferència urbanística es doni importància al paper de la cultura com a element inclusiu és un gran pas cap a una societat més dialogant i tolerant.

Aquest fet ha quedat demostrat en zones de conflicte, a l’informe queden recollides diferents experiències a zones destrossades per conflictes bèl·lics on la reconstrucció de centres emblemàtics com la Al-Askari a la ciutat de Samara (Irak) va ajudar a  millorar les condicions de vida de la ciutat i obrir pas al diàleg entre diferents comunitats.

També es destaca el paper de la cultura per la millora de la convivència. Com a exemple, l’art urbà al procés de pau de Colòmbia, amb escoles taller d’art urbà com a mètode de reinserció. I, finalment, la cultura com a motor de desenvolupament econòmic gràcies al turisme. Obrint nous horitzons, incloure la gastronomia o el disseny com a fets culturals, com s’ha fet al Perú amb la seva gastronomia que ha reactivat el turisme a ciutats com Lima.

Per saber-ne més llegiu l’article d’El País: Cultura para que las ciudades sean más que hormigón y acero.

També podeu consultar el document final de la Conferència Habitat III (Quito, Octubre 2016). Destaquem els punts que parlen de cultura:

  • La Nueva Agenda Urbana reconoce que la cultura y la diversidad cultural son fuentes de enriquecimiento para la humanidad y realizan un aporte importante al desarrollo sostenible de las ciudades, los asentamientos humanos y los ciudadanos, empoderándolos para que desempeñen unafunción activa y singular en las iniciativas de desarrollo. La Nueva Agenda Urbana reconoce además que la cultura debería tenerse en cuenta en la promoción y aplicación de nuevas modalidades de consumo y producción sostenibles que contribuyen a la utilización responsable de los recursos y contrarrestan los efectos adversos del cambio climático.
  • Nos comprometemos a fomentar el desarrollo urbano y rural, centrado en las personas, que proteja el planeta y que tenga en cuenta la edad y el género, así como a hacer realidad el respeto de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales, facilitando la convivencia, poniendo fin a todas las formas de discriminación y violencia y empoderando a todas las personas y comunidades, facilitando al mismo tiempo su participación plena y significativa. Nos comprometemos también a promover la cultura y el respeto ante la diversidad y la igualdad como elementos clave de la humanización de nuestras ciudades y asentamientos humanos.
  • Nos comprometemos a aprovechar de forma sostenible el patrimonio natural y cultural, tanto tangible como intangible, en las ciudades y los asentamientos humanos, según proceda, mediante políticas urbanas y territoriales integradas e inversiones adecuadas en los planos nacional, subnacional y local, para salvaguardar y promover las infraestructuras y los sitios culturales, los museos, las culturas y los idiomas indígenas, así como los conocimientos y las artes tradicionales , destacando el papel que estos desempeñan en la rehabilitación y la revitalización de las zonas urbanas y en el fortalecimiento de la participación social y el ejercicio de la ciudadanía.
  • Nos comprometemos a aprovechar de forma sostenible el patrimonio natural y cultural, tanto tangible como intangible, en las ciudades y los asentamientos humanos, según proceda, mediante políticas urbanas y territoriales integradas e inversiones adecuadas en los planos nacional, subnacional y local, para salvaguardar y promover las infraestructuras y los sitios culturales, los museos, las culturas y los idiomas indígenas, así como los conocimientos y las artes tradicionales , destacando el papel que estos desempeñan en la rehabilitación y la revitalización de las zonas urbanas y en el fortalecimiento de la participación social y el ejercicio de la ciudadanía.
  •  Incluiremos la cultura como componente prioritario de planes y estrategias urbanos a la hora de aprobar los instrumentos de planificación, incluidos los planes maestros, las normas de parcelación, las normativas de construcción, las políticas de ordenación de las zonas costeras y las políticas de desarrollo estratégico que salvaguarden un amplio espectro de patrimonios culturales tangibles e intangibles y paisajes, y los protegeremos de los posibles efectos perturbadores del desarrollo urbano.

 

Finalment, us deixem un petit video de Reza (National Geographic), Learning by living, l’anima de les ciutats.

Àmbit: CULTURA
Autor: Lola Quero